martes, 30 de septiembre de 2008

Introducción

Estas crónicas no tendrán precio, sólo longitud: con cien palabras iré al meollo, destripando lo que merezca ser reventado y loando lo que deba ser elogiado, en mi modesto entender, salvo que entendamos que opinar es un acto de poca modestia por la distancia o la superioridad que ha de ocuparse para emprenderlo. Mi satisfacción será mayúscula si la tira bitacórica logra atraer al menos a cien visitantes, tras lo cual, me plantearé si compensa seguir liofilizando el pensamiento o si somos incapaces de reflexionar sin un GPS que nos oriente por argumentos favorables, desfavorables o mediopensionistas de cada asunto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, no es necesario que te identifiques, puedes usar la opción "Anónimo" que aparece al final del formulario. Gracias.