martes, 12 de octubre de 2010

Sintonía pétrea

Mi amigo Jesús hoy pasaría por friki. Hace cuarenta años, siendo muy niños —pantalón corto y colegio de frailes—, me invitó a su casa para mostrarme su última ocurrencia. Sobre una tablilla había clavado un finísimo petardo metálico, con franjas coloreadas, unido a unos cables, un auricular y una aguja que se apoyaba… ¡en una piedra!
«Lo más importante es esto», dijo, «con la aguja vas tocando la pidrecita plateada, buscando emisoras», yo le seguía la corriente, totalmente incrédulo. «Ahora ponte esto», y esperó mi reacción.
Me quedé mudo, pero de ahí salían voces y música. El mineral era galena.

1 comentario:

  1. Hola, entré a tu blog por casualidad, me pareció magnífico, no quería salir sin decírtelo.
    Aprovecho la oportunidad para invitarte al mío que es de literatura.
    Un abrazo desde Argentina.
    Humberto.

    www.humbertodib.blogspot.com

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, no es necesario que te identifiques, puedes usar la opción "Anónimo" que aparece al final del formulario. Gracias.