martes, 6 de septiembre de 2011

Espirales


Hace muchos años, me pidieron que definiera, sin usar las manos, qué era una escalera de caracol. Obviamente, de niño no tenía recursos lingüísticos como para decir que se trataba de una sucesión de peldaños que avanzan formando una espiral ascendente centrada sobre uno de los lados de cada escalón, y que, vista desde fuera, podría compararse con un cilindro que sirve para superar elevaciones sin el engorro y el espacio que exige hacer una escalera tradicional recta en rampa. Me habrían mirado raro.
Otro ejemplo de que un gesto del dedo —una imagen— vale, como mínimo, estas cien palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, no es necesario que te identifiques, puedes usar la opción "Anónimo" que aparece al final del formulario. Gracias.