viernes, 29 de marzo de 2013

Equilibrio


El viejo marinero buscaba el equilibrio apoyándose en una botella del ron más barato. La sensación que lograba se acercaba mucho a la de caminar sobre la cubierta del barco. Por eso, cuando estaba en tierra acudía con creciente frecuencia a este artificio, que lo estabilizaba durante los cada vez más prolongados períodos sin faenar, obligado por la puñetera crisis del sector.
Con el ron desplejaba también su desesperación, pues los pensamientos eran incapaces de entretejerse para formar ideas completas. Dadas sus circunstancias, eso podía ser bueno.
O muy malo, como reflejó al día siguiente el informe de su autopsia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, no es necesario que te identifiques, puedes usar la opción "Anónimo" que aparece al final del formulario. Gracias.